Justin Bieber y su Ferrari: fama y velocidad

justin bieber ferrari

En primer lugar a Justin Bieber habría que decirle que se relaje un poco. Vale que con 20 años es un ídolo de masas. Que las fans le persiguen haya por dónde va acompañadas de una plétora de gritos histéricos, desmayos y piropos. Entendemos también que no es fácil convertirse en rico y famoso con tan solo dos décadas de vida. Pero, a pesar de todo eso, este chico debería estar un poco más calmado y bajarse de ese pedestal en el que se ha subido. O, quizá, le han subido. Y uno de los aspectos en los que tendría que atemperar es cuando va a los mandos de su coche. Justin Bieber y su Ferrari no paran de dar noticias.

Porque se habla más del Ferrari de Justin Bieber que del de Fernando Alonso. Aunque, probablemente, el del cantante sea más rápido que el del asturiano. Después de esta licencia irónica, volvamos a la cruda realidad. Refleja ésta que Justin Bieber y su Ferrari han tenido ya varios percances que, a ser posible, debería tratar de evitar.

Las aventuras de Justin Bieber y su Ferrari

  • Agosto de 2012: dos fotógrafos chocan con sus coches entre sí mientras persiguen a la estrella del pop.
  • Enero de 2013: el cantante le deja su juguetito (un Ferrari 458 Italia) a dos amigos que demuestran tener, más o menos, el mismo sentido común que él y que terminan atropellando a un paparazzi que falleció horas después en el hospital. Abandonamos por completo el humor y la ironía para adoptar un semblante absolutamente serio porque la noticia lo merece. Hay cosas que hacen gracia, pero, en este caso, estamos hablando de que una persona murió.
  • Junio de 2013: a mediados del año pasado Justin Bieber y su Ferrari volvieron a demostrar que son una pareja explosiva. Pero, obviamente, la culpa no es del coche, sino del niño que lo conduce. Una noche salía de un club en Los Ángeles y, ni corto ni perezoso, pisó a fondo el acelerador y se llevó por delante a uno de los fotógrafos que le esperaba en la puerta del parking.
  • Agosto de 2013: finalizamos con una noticia más amable. Dos meses después del anterior percance, parece que el cantante se aburrió de su coche blanco y lo pintó de azul.

Antes de terminar hay que hacer una aclaración. Está claro que Justin Bieber y su Ferrari deben cambiar de actitud. Sin embargo, también deberían variar su forma de actuar los paparazzis que persiguen 24 horas a personajes populares como Bieber. A lo mejor son los directores de las revistas los que tienen que darse cuenta del error y dejar de obligar a sus fotógrafos a convertirse en detectives privados armados con sus cámaras.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

Coches de segunda mano baratos ¿Dónde los encuentro?

A todos nos gustaría poder comprarnos un coche nuevo. Sacarlo del concesionario...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *